lunes, 4 de enero de 2016

Taladros para Bricolaje

El taladro es una herramienta indispensable para el aficionado al bricolaje.

Taladro apropiado para Bricolaje

El tipo más apropiado de taladro para bricolaje es el taladro eléctrico en sus distintas variedades: Con cable o Sin Cable, Normal o de Percusión. En cualquier caso es interesante que el taladro ofrezca las siguientes funciones:
  • Velocidad regulable con el gatillo. De este modo podemos adecuar la velocidad de rotación de la broca al material que estemos trabajando y al diámetro del orificio.
  • Percusión. Un taladro percutor nos permite taladrar con menor esfuerzo material muy duro como el hormigón o la piedra.
  • Potencia mínima de 700 Vatios. Nos permitirá perforar sobre cualquier material de uso común en bricolaje.
  • Versatilidad. Muchos  de los taladros actuales para bricolaje ofrecen la posibilidad de adaptar distintos accesorios para realizar otras funciones como lijar, pulir, atornillar o limpiar.
  • Giro reversible. Que pueda girar en ambos sentidos. De este modo podremos utilizarlo también como destornillador.

El taladro de columna

El Taladro de columna tiene unas características más profesionales que los taladros eléctricos convencionales para bricolaje. No obstante hoy en día algunos taladros de columna tienen precios más asequibles y pueden ser utilizados por los muy aficionados al bricolaje. Estos taladros ofrecen la posibilidad de realizar agujeros con máxima precisión y el grado de profundidad deseado. Se trata de una herramienta ideal para perforar materiales frágiles que necesitan de una perfecta verticalidad al taladrar y fijación de la pieza. Como sustituto del taladro de columna  podemos utilizar un soporte vertical.

¿Fuerza o presión sobre el taladro?

Lo ideal para taladrar es utilizar taladros de columna o soportes verticales para que el taladro esté fijo. En su defecto deberemos procurar que el taladro se encuentre lo más estable posible sujetándolo firmemente durante el proceso de perforación y empleando una presión uniforme que nunca debe ser excesiva.
Si aplicamos demasiada fuerza para realizar el agujero es porque estamos haciendo algo incorrecto. Puede deberse a uno de estos dos motivos:
  • No estamos utilizando el tipo de broca adecuada.
  • La broca no está suficientemente afilada.

Rotura o Astillamiento del material al taladrar

Es frecuente que al aplicar demasiada fuerza en los taladros pasantes se rompa el material  o se astille la madera . Esto se debe a que la fina capa que queda por perforar se quiebra por presión y no por corte de la broca.
Si la broca está afilada y se ejerce una presión uniforme y no excesiva sobre el taladro no deberían ocurrir estas roturas. De todos modos es aconsejable colocar una superficie inservible de material detrás de la pieza a perforar para que haga de sufridera.

Velocidad del taladro

Como regla general cuanto mayor sea el diámetro de la broca menor deberá ser la velocidad circular o revoluciones del taladro. Si el agujero es de menor diámetro el taladro debe funcionar con más velocidad.
Al taladrar materiales frágiles es conveniente iniciar el proceso de taladro a menor velocidad y aumentarla progresivamente para minimizar las posibilidades de que pueda rajarse, desconcharse o incluso romperse la superficie.
Al taladrar piezas pequeñas debemos asegurarnos de que estén completamente sujetas o fijadas por detrás. La razón es que al finalizar el proceso de taladro podrían ascender estas piezas con un efecto tornillo y ocasionar un accidente particularmente peligroso  si el taladro funciona a alta velocidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada